martes, 23 de junio de 2009

1000 kilitos para el que quiera a Cristiano


Así lo ha declarado el Real Madrid, y más en concreto el manda más de la entidad blanca, Florentino Pérez, quien ha puesto una cláusula de rescisión de 1000 millones de euros a Cristiano Ronaldo, el fichaje más caro de la historia del fútbol. Parece que el conjunto de Chamartín quiere que ningún equipo con dinero trate de acercarse al que por ahora, junto con el brasileño Kaká, son los dos pilares de la apuesta por La Liga para la temporada que viene.

Y no solo por la competición domestica, ya que los dos balones de oro tendrán que cambiar el rumbo que ya desde hace unos años había tomado el Real Madrid, quien solo conseguía ligas a regañadientes y en Europa dejaba un mal sabor de boca. La cantidad de la cláusula parece desorbitada, pero es que el año pasado el Manchester City ya ofrecía 168 millones por la estrella portuguesa.

De esta manera el presidente del Real Madrid se evita problemas con los jeques árabes, que son los que podrían disponer de dinero para alejar al por ahora CR7 del Bernabéu. En la ciudad de Manchester el grupo Abu Dhabi United, presidido por Jaldun Bin Mubarak, está tratando de hacer del City un equipo competitivo en todas las competiciones a base de talonario, como están tratando de llevarse al crack argentino Carlos Tévez, quien ha dado la espalda al Manchester United, con el que se le acaba el contrato de cesión.

Volviendo a la cláusula millonaria que ha puesto Florentino, hay que decir que de esta manera será difícil ver a Cristiano dejando el Real Madrid antes de que acabe su contrato de 6 años, por lo que hay portugués para rato en el Santiago Bernabéu, y ahora solo cabe esperar que el luso funciona a la perfección con la elástica blanca.

2 comentarios:

Xainy dijo...

Buenas!
Sin duda es una cantidad estratosférica, pero de cara a la tranquilidad frente a los temidos jaques árabes vendrá muy bien al conjunto blanco.
Un abrazo! Nos leémos ;)
Mi Rondo

Anibal dijo...

Pues no quiero pecar en contra de esto, pero a mi si que me pareció una exageración por Dios!

Saludos!